Antes de reservar una habitación en un bonito hotel, es buena idea tener en cuenta estos 6 factores para que la noche de bodas sea un éxito:

 

Recuerda que no pasarás mucho tiempo allí

A pesar de ser vuestra primera noche como recién casados la realidad es que no pasaréis mucho tiempo en la habitación y seguramente acabaréis agotados y no único que querréis hacer es dormir plácidamente. No merece la pena gastarse mucho presupuesto en esto, quizás es mejor reservar ese dinero para gastarlo en la primera noche en tu luna de miel.

 

Piensa en comodidad y proximidad

Si deseas pasar la noche de bodas en un hotel, lo ideal es no reservar un hotel lejano al restaurante. Recuerda que seguramente estaréis cansados después de un día tan largo y lleno de emociones. Si es posible quedarse en el propio lugar de celebración lo agradecerás.

 

Reflexiona sobre la privacidad que queréis tener

Si optáis por quedaros en el mismo hotel que tus invitados la noche de bodas, posiblemente renunciaréis a la sensación de privacidad ya que siempre habrá algunas personas que demandarán vuestra atención constante. Básicamente, no hay escapatoria. Por otro lado, es una buena forma de pasar más tiempo con esos familiares y amigos que han venido de lejos para asistir a la boda. Depende de vosotros descubrir qué os apetece más: privacidad y romance, o más tiempo con familiares y amigos.

 

Pregunta sobre la ubicación de la habitación y el ruido

Lo primero es lo primero, asegúrate de que vuestra habitación para la noche de bodas no esté cerca de una piscina concurrida, una calle, un ascensor, una construcción o cualquier otra distracción. También es muy importante conocer lo cerca que está de otros huéspedes. Por ejemplo, ¡imagínate compartir pared con una habitación donde se hospeden tus suegros!

 

Pregúntate si realmente quieres dormir en vuestro piso después de la boda

Lo más probable es que no lo hagas. Aunque no es necesario gastar un montón de dinero en una suite exagerada, quizás es buena idea rematar la noche de bodas en un sitio bonito en lugar de volver a casa. En muchas ocasiones el hotel donde celebraréis la boda o donde se hospedarán muchos de los invitados suele tener reservada una habitación especial para los novios a modo de detalle, sólo tienes que preguntarlo.

 

Echa un vistazo al ambiente y las comodidades del hotel

Fíjate en si hay un lobby o bar donde podáis reuniros con vuestros familiares y amigos tras la noche de bodas y disfrutar el tiempo juntos.

También es buena idea preguntar si el hotel dispone de un desayuno especial o brunch para el día siguiente o si vuestra habitación dispone de servicio de habitaciones con comida. De esta forma cuando os apetezca simplemente podréis bajar y decir gracias y adiós a vuestros invitados.