Descartar la idea de un grupo musical o DJ antes de investigar un poco.

Esta es vuestra primera decisión musical y reducirá las opciones a la mitad. ¿os encanta la música en vivo y contáis con un presupuesto mayor? Una banda podría ser vuestra mejor elección. O por otro lado…¿Tenéis un presupuesto más ajustado o muchas de canciones favoritas que os gustaría que sonaran exactamente como son? En ese caso, un DJ sería vuestra elección perfecta. 

Lo ideal es pedir investigar y preguntar por recomendaciones en nuestro entorno. Pedir presupuestos, comparar opciones y no descartar ninguna opción hasta no tener varias tarifas sobre la mesa.

Comenzar la ceremonia en silencio.

La mayoría de los invitados llegarán entre 20 y 30 minutos antes de que comience la ceremonia, pero la espera parecerá mucho más larga si tienen que esperar en silencio. Para evitar esta situación lo ideal sería contratar con la banda o dj que la música comience por lo menos 20 minutos antes de la ceremonia. La música antes y durante la ceremonia también ayudará a indicar a los invitados que es hora de sentarse o callarse subiendo el volumen o el tempo.

Ofender a su oficiante con la música de su ceremonia.

¿Os casaréis por la iglesia? Cuando se trata de música de ceremonia, muchas iglesias, sinagogas y otras instituciones religiosas tienen reglas que podrían afectar vuestra elección musical, como prohibir ciertas canciones o estilos musicales. Para evitar sustos de última hora y respetar sus normas, lo mejor es hablar con vuestro oficiante o párroco y contarle vuestra idea antes de reservar unos músicos para tocar determinadas canciones durante la ceremonia.

Esperar hasta días antes de la boda para conocer a tus músicos en persona.

¿Quieres saber exactamente cómo sonará vuestra música en directo? Asiste a un concierto o sesión de Dj en vivo si es posible.  Mientras estéis allí, prestad atención a las melodías y también a cómo la banda o DJ se presentan, si aceptan las peticiones de canciones y si consiguen que la gente disfrutes y baile en la actuación.  Lo ideal sería quedar unos meses antes de la boda con el Dj o algún miembro de la banda para conocerse en persona y hablar de vuestras peticiones musicales, gustos y dudas.

Olvidarse de hablar sobre las canciones imprescindibles.

No asumas que la banda o DJ tocará cada una de vuestras canciones favoritas. Si se trata de una banda, habla con ellos sobre esta lista antes de decidirte a reservar; es posible que tengan que preparar una o dos canciones al no tenerlas en su repertorio. En cuanto al DJ, también es muy importante hablar sobre vuestras canciones o grupos favoritos y estar seguros de que estará abierto a posibles peticiones de vuestros invitados.

Elegir una canción de primer baile muy larga.

A la hora de elegir una canción para abrir el baile como recién casados, hay que tener en cuenta que una canción de 4 minutos puede resultar eterna para vuestros invitados y para vosotros si vuestra intención no es realizar un baile muy dinámico. Si os animáis, podéis preparar una pequeña coreografía para hacer un primer baile original y entretenido de ver. Si os encanta una canción excesivamente largar siempre podéis pedir al Dj o a la banda que reduzca su longitud para hacer sonar una versión más corta.

Olvidarse de preparar una lista de canciones que no deberían sonar

Sentaros una tarde y repasar juntos vuestras canciones favoritas para crear un listado de canciones imprescindibles para el Dj o la banda. Con 10 o 15 será más que suficiente para que se hagan una idea de vuestros gustos musicales o del estilo musical que queréis para el baile. Si decides contratar una banda en lugar de un DJ, dales suficiente tiempo para revisar tus canciones, porque quizás necesiten agregar una canción a su repertorio. Una vez que hayáis entregado las listas, déjalo en manos de los profesionales.

 

Estas son algunas pautas para acertar en vuestra selección musical para la boda y no dejar al azar ningún detalle que pueda estropear el ambiente ese día tan especial. Os aseguramos que con estas pautas tendréis garantizada una boda realmente inolvidable y marchosa para vuestros invitados.