Es complicado organizar una boda. Hay que pensar en mil detalles para que tanto los invitados como la pareja estén agusto y disfruten todos de un día inolvidable. Tanto nuestros colgantes o pulseras de plata pueden ser una buena opción.  Además de nuestros productos, en Cristina Wish os proponemos una lista de ideas para facilitaros el trabajo y conseguir el doble objetivo de personalización y triunfo asegurado, aquí van algunos de nuestros consejos con los que acertaréis seguro:

Planificación. No lo dejéis para el último día

Esto no es una sorpresa si estás organizando una boda. Tienes que planear todo al detalle y con meses de antelación. De esta forma, evitarás sustos y agobios de último momento. Con los regalos de los invitados sucede lo mismo, ya que se trata de comprar un número elevado (todo depende de vuestro número de invitados, pero en general no serán ni dos, ni tres). El riesgo es encontrar el regalo perfecto, a un precio adecuado y que no dispongan tantas unidades en stock. Así que para evitar este disgusto anticípate para que esto no suponga un problema. 

Otra buena idea es limitar tu presupuesto antes de ponerse a buscar, porque puede que os encante un detalle pero que el presupuesto no sea compatible. Mejor ajustaros a vuestro presupuesto y evitar pasaros.

Busca la coherencia. Si habéis decidido hacer una boda formal el regalo debe ser acorde a ello. O incluso si la boda es temática el regalo puede ser un guiño más con el que tus invitados queden fascinados y reforzar la idea o el estilo que queríais transmitir.

Ideas para regalos

Algo gastronómico siempre es de éxito asegurado. Una botella de vino o de aceite. Unos bombones o unas galletas caseras. Unas originales mermeladas ¡que incluso podéis hacerlas vosotros mismos si sois unos grandes reposteros!  Las posibilidades son infinitas. Será como extender el banquete nupcial hasta las casas de vuestros invitados. Un regalo práctico y suculento.

Pero quizá preferís algo que perdure en el tiempo, que lo puedan usar y acordarse de vosotros, y vuestro día, más de una vez. Entonces podemos optar por otra tipología de regalos. Un espejito para el bolso, para ese lado coqueto que todos tenemos, puede ser una gran opción. O un abanico para esos días de calor sofocante. Velas, jabones, incienso, una memoria USB...

Incluso puede ser práctico y para el mismo día. Por ejemplo unas zapatillas con las que los invitados puedan dejar sus preciosos, aunque algo incómodos, zapatos y puedan disfrutar del momento del baile con más soltura.

Pero si lo que queréis es compartir vuestro lado más romántico podéis regalar a los invitados aquello que os define mejor como pareja como son vuestras canciones favoritas y regalarlas en formato CD o memoria USB. 

Y para los más solidarios también existe la posibilidad de donar el dinero a una causa benéfica. Puedes crear tarjetas (también hay ONG que te las facilitan ellos)  para comunicárselo a vuestros invitados con qué causa justa han colaborado, en vez de tener un regalo que tal vez terminase en un cajón. 

Envoltorios personalizados

Todos sabemos que cuando nos dan un regalo un envoltorio atractivo y cuidado es un plus. Por lo que es una parte que no debemos descuidar. Además es la ocasión perfecta para convertirlo en algo aún más identificado con vosotros. Desde usar vuestro color favorito hasta escribir a mano algún mensaje de agradecimiento por acompañaros en vuestro gran día. Una vez más vuestra imaginación es el límite. 

Lo que está claro es que a tus invitados lo que más les gustará es que se note que has pensado en ellos y que sea algo que os identifique a vosotros. Ese es el secreto del éxito asegurado. Tan sencillo, y a la vez complicado, como eso.