Os conocisteis, la enamoraste y ahora te la llevas al altar. ¡Lo más difícil ya está hecho amigo! Pero recuerda que en cuestiones de amor, uno nunca puede dejar de innovar y qué mejor que hacerlo el día de vuestra boda. Sabemos que los nervios pueden jugar malas pasadas pero si quieres que el estómago de tu novia dé vueltas de amor como una centrifugadora, aprovecha el día de vuestro enlace y déjala con la boca abierta. ¿Te falta inspiración? No te preocupes, queremos ser tu musa, aquí van algunas ideas para sorprenderla como se merece. ¡Toma nota y agudiza tu ingenio!

Flores, nunca fallan

Si eres un romántico de los tradicionales, el día de vuestra boda te toca demostrárselo más que nunca. Envíale un ramo de sus flores favoritas mientras se esté vistiendo con una nota en la que ponga todo lo que la quieres y que estás deseando verla radiante envuelta en su traje de novia. ¡Se derretirá seguro!

Joyas para deslumbrar

Dicen que las novias el día de su enlace deben llevar algo nuevo, algo usado y algo viejo. Pon tú el toque de novedad y sorpréndela con el envío de una joya, tal vez, un colgante o unos pendientes, con los que luzca espectacular. Haz que lo reciba antes de salir camino al altar. Que se lo den de tu parte y añade una nota de tu puño y letra con unas buenas palabras que recuerde por siempre. Si necesitas ideas, echa un vistazo a nuestros pendientes de novia y colgantes. El brillo de sus piedras preciosas la cautivará sin duda.

Conviértete en Shakespeare

Escríbele unas letras que salgan de lo más hondo de tu corazón y atrévete a leérselo durante la ceremonia frente a todos los invitados. No vale pedir ayuda a un amigo periodista o redactor, lo importante es que lo escribas tú. Esfuérzate y pon todo tu empeño, plasma sobre papel todo lo que sientes y hazle saber que para ti ese día también es un momento único. Si te quedas en blanco, echa mano de los grandes literatos: Shakespeare, Stendhal, Neruda, Bécquer… En prosa o verso, da igual, déjate llevar por la escritura y, sobre todo, lee con cariño y amor.

El rey de la pista

¿Recuerdas todas las veces que ella te ha insistido para que la saques a bailar? En encuentros con amigos, noches de fiesta, verbenas u otras bodas, tu novia no falla en menear las caderas, y tú, más tieso que una estaca, siempre has rechazado la invitación por miedo a hacer el ridículo. Lo sentimos mucho, llegó la hora de lanzarse a la pista de baile. Si no quieres pasar un mal trago, rechaza la improvisación y ensaya unos cuantos pasos antes. Móntate una pequeña coreografía, dile a tus colegas que te acompañen como elenco de baile y sorpréndela como nunca.

Arráncate a cantar

Por Sergio Dalma, Alex Ubago, Pablo Alborán, Manuel Carrasco… El cantante da igual, ese día tú das la nota, y lo haces por ella, que le quede bien claro. Todas las parejas tienen una canción favorita, consigue la vuestra en versión karaoke, apréndetela enterita y hazte con el micro para abrir el turno de baile. Si no cae prendada ante ti, al menos, alguna risa le arrancarás seguro.

Noche de bodas inolvidable

Por el día tienes que estar increíble, pero por la noche has de ser irresistible. La excusa del cansancio guárdatela para otro momento. Esa noche prepáratela a fondo: velas, pétalos de rosa, champán y fresas para una noche de pasión única. Cuida todos los detalles y enamórala una y otra vez. ¡Estrenad el matrimonio con el mejor pie y disfrutad como nunca!