Te has decidido a pedir matrimonio a tu pareja, y llega el momento de elegir uno de los elementos imprescindibles para ese momento tan especial: el anillo. Si aún no tienes claro cuál elegir, desde Cristina Wish, os recomendamos los solitarios. Los anillos solitarios cuentan con un diamante en el centro, y debido a su diseño fino y elegante, se han convertido en un anillo perfecto para la pedida de mano.

Elegir el anillo perfecto

Los anillos son el símbolo del amor por excelencia, ya que representan la fortaleza y unión de la pareja. La forma circular hace alusión a una relación que no tendrá fin. Es por este motivo que ambos anillos, tanto el de compromiso como el de matrimonio, han de ser elegidos con delicadeza, prestando atención a los detalles que sabes que tanto gustan a tu pareja. Como hemos mencionado previamente, el anillo más utilizado para pedir matrimonio es el anillo solitario. Se trata de un clásico anillo, elegante, fino y atemporal, que no deja indiferente a nadie. Pero, ¿qué diferencias hay entre unos y otros? A continuación os explicamos los diferentes tipos o elementos que diferencian unos solitarios de otros, para que así escojas el que mejor va con tu pareja y relación.

Tipos de solitarios

Como hemos mencionado antes, los anillos solitarios se caracterizan por ser un anillo ornamentado con una piedra preciosa. No obstante, para dar con el solitario perfecto, hemos de pensar en características tales como, qué color le gusta más a nuestra pareja, o cuál es el tamaño del diamante idóneo.

Color del anillo

Entre los solitarios encontramos 3 colores principales: oro rosa, oro amarillo y oro blanco. El solitario de oro amarillo ha sido el anillo solitario clásico por excelencia. La introducción del diamante se dio durante el siglo XX, y fue entonces cuando el solitario tomo la forma por la que se conoce actualmente. De modo que los primeros solitarios eran de oro amarillo. Es por eso que este tono aporta a la alhaja un aspecto más clásico. Poco más tarde se introdujeron los solitarios de oro blanco, los cuales por el color obtienen un símbolo de pureza muy intrínseca a la figura de la novia. Hoy en día también encontramos solitarios en tonos rosados, los cuales aportan al solitario un toque más contemporáneo, manteniendo su forma clásica.

¿Cuatro o seis garras?

Las garras son los elementos que sujetan el diamante. Hoy en día encontramos diamantes sujetados por 4 y 6 garras. A menudo se tiende a elegir los de 6 garras porque se piensa que la sujeción es más eficaz. No obstante, si la técnica de engastado se ejecuta de manera correcta, ambas opciones son igual de seguras. Es por eso que la elección se centra en el ámbito estético. Por lo general, observamos anillos de 6 garras cuando el diamante supera el medio quilate.

El diamante

El peso de los diamantes se expresa en quilates. A la hora de elegir el tamaño del diamante, hemos de tener en cuenta el tamaño de las manos de la persona que lo va a llevar: si sus dedos son finos, un pequeño diamante irá perfecto. En cambio, si nuestra pareja tiene los dedos largos, un diamante de mayor tamaño le sentará mejor. Evidentemente, también tenemos que tener en cuenta el dinero con el que contamos para el solitario, ya que cuantos más quilates tenga el diamante, su precio incrementará. Respecto al color del diamante, el más habitual es el blanco, el cual intensifica la simbología de pureza.

 

No olvides pasarte por la tienda online de Cristina Wish donde encontrarás una gran variedad de anillos solitarios.