El diamante es por su belleza, transparencia, estructura cristalina, alta dureza y conductividad térmica una de las gemas más apreciadas que existen. Este mineral está compuesto por átomos de carbono y es tan especial que a lo largo del tiempo ha mantenido y mantiene un estrecho vínculo con valores como el amor, el compromiso y la distinción. ¿Sabes qué son los quilates de un diamante?

El quilate es la unidad que se utiliza para medir la masa de las piedras preciosas. Mientras que el oro se pesa en onzas, el diamante lo hace en quilates, teniendo en cuenta que un quilate métrico (qt) equivale a la quinta parte de un gramo (1 quilate = 200 miligramos = 0,2 gramos).

Las partes en las que se divide el quilate métrico se denominan puntos y son un total de 100 los que componen la unidad (1 quilate = 100 puntos). Ejemplos: una gema de 0,50 quilates tiene un peso de 0,50 puntos; mientras que otra de 1,25 quilates pesa en realidad 1 quilate y 25 puntos.

El pesaje de un diamante debe realizarse siempre con arreglo a unas pautas que aseguren la precisión. La balanza ha de estar correctamente asentada y no estar sujeta a vibraciones, corrientes de aire ni fuentes de calor. Habrá que asegurarse además de que la piedra está limpia, que a la hora de ser pesada carezca de elementos ajenos.

El peso es uno de los 4 factores que se tienen en cuenta a la hora de determinar la calidad de un diamante. Los otros 3 son la pureza o claridad, el color y la talla.