En Cristina Wish pensamos en todos los detalles y eliminamos de raíz riesgos innecesarios. El diseño es importante para nosotros, pero más todavía lo son la calidad de los materiales, el acabado de nuestras piezas y, por supuesto, el bienestar de nuestros clientes. Es precisamente por esto último que todas nuestras joyas son 100% libres de níquel.

De número atómico 28 y símbolo Ni, el níquel es un elemento químico, un metal de transición, que se encuentra en el grupo 10 de la tabla periódica. Es muy dúctil y maleable y tiene un color ligeramente dorado. Son estas características, junto al precio, las que provocan que algunos fabricantes recurran a él para elaborar oro laminado.

El problema del níquel es que puede causar alergias e irritaciones en la piel. Aunque algunos joyeros lo usan, provoca ocasionalmente reacciones dermatológicas, normalmente rojeces y picazón.

Para evitar lo anterior, Cristina Wish vende solamente joyas sin níquel. Alianzas de boda, solitarios, pendientes, colgantes, pulseras, anillos... Nuestras creaciones, con o sin piedras preciosas, están elaboradas en plata u oro de 18 quilates, mezclado únicamente cuando es necesario para cambiar el color con plata, paladio o cobre.