Una joya es para siempre y más cuando es símbolo de compromiso, de unión. La elección de solitarios y alianzas de boda no es ni mucho menos un detalle menor. Cada miembro de la pareja ha de estar cómodo con la pieza escogida, que será representativa de su estilo, personalidad y, cómo no, señal inequívoca de amor. Cobran importancia el diseño, el tamaño, el metal o los brillantes, y de la misma manera el grabado, constancia escrita de esos momentos tan importantes.

El grabado en joyería se remonta en el tiempo y los textos escogidos por los cónyuges pueden variar tanto como lo requiera su imaginación. En el caso de los anillos de pedida, solitarios o medias alianzas, es habitual venderlos lisos, sin ningún tipo de mensaje, aunque existe la opción. Las alianzas de boda suelen llevar el nombre de los novios (él llevará el de ella y ella el de él) y la fecha del enlace, aunque no hay ninguna norma que impida salirse del patrón.

Sobre las tipografías, las opciones que se suelen ofrecer son dos: una letra de imprenta y otra inglesa. Las que te mostramos a continuación son las que usa Cristina Wish en sus talleres:
 

BERLÍN

 

LONDRES


FLORENCIA


PARÍS