Tras el anillo de compromiso de vuestros sueños, comienza todo el proceso de planificación de una boda que puede resultar en algún momento surrealista. Sin embargo, muchas novias coinciden al decir que a menudo sienten que durante el proceso de búsqueda de su vestido de novia es cuando parece que todo cobra realidad.                              

Encontrar el vestido ideal no siempre es tan fácil como podrías imaginarte. Por ello, ¿qué debe hacer una novia que quiere diseñar su vestido de novia a medida? Aquí encontraréis las claves sobre cómo diseñar el vestido de novia de vuestros sueños.

Fotografía: Carmen Maza - Couche Photo

En primer lugar, permítete soñar con ‘bridal looks’ que adores para saber cómo pueden inspirarte para construir tu vestido ideal. ¿Por qué conformarse con un vestido prêt-à-porter, que puede llevar cualquier otra novia exactamente igual, si puedes tener un vestido diseñado específicamente para ti, con tu propio estilo, y absolutamente único e irrepetible? Es algo que debes tener en mente cuando comiences con todo el proceso de elección de tu look de novia.

Después de haber identificado el estilo del vestido de tus sueños, es el momento de encontrar el atelier que mejor se adapte a tus necesidades. Yo, personalmente, os recomendaría elegir al diseñador en función de vuestra personalidad, y tener en cuenta que sea acorde a vuestra estética y sobre todo que comprenda tus ideas y tu visión. Ten en cuenta que el tiempo estimado de principio a fin para la realización de un vestido de novia a medida es, por lo general, de seis a nueve meses, así que asegúrate de que te sientes cómoda con tu diseñador y su equipo, pues pasarás largo tiempo trabajando junto a ellos, codo con codo.

Fotografía: JLu Zambonino - Encarnación Campanario Fotografía

La primera cita con tu diseñador es decisiva para orientar su trabajo. Una recomendación: acude a esta cita con ideas estéticas claras. Deberás preguntarte: ‘¿Qué es lo que estás buscando exactamente?’ ‘¿Hay algún detalle que definitivamente quieres o que tienes claro que no puede estar presente en tu vestido?' ‘¿El tipo de boda condicionará tu estilo de novia?'. Conocer las respuestas a estas cuestiones antes de entrar a elaborar un boceto o una propuesta, le ayudará al diseñador a lograr el look de novia con el que sueñas. Los diseñadores suelen disponer de vestidos de prueba o siluetas para ver diferentes estilos con el fin de concentrarse en las ideas de la novia. En la primera cita también podrían elaborar un boceto, y comenzar el proceso partiendo de todas esas ideas que rondan tu cabeza.

Fotografía: Carmen Maza - Couche Photo

Una vez creado el boceto inicial, comienza la fase de prototipo. Tu diseñador creará primero una glasilla, que es una versión de tu vestido, realizada en una tela más sencilla y, por tanto, mucho menos costosa y que en ocasiones puede constar de sólo la parte superior de la prenda. Si la forma y el estilo son de tu agrado tras la prueba, el trabajo puede comenzar a realizarse en el tejido final elegido en el que se fabricará tu vestido de novia.

Una vez que la glasilla ha sido fabricada y aprobada, el trabajo de la novia podríamos decir que está prácticamente terminado. El diseñador convocará a la novia para cada una de las pruebas de su vestido, que son fundamentales para la ejecución de un vestido a medida. Cada prueba es extremadamente importante ya que es donde se verá que tu vestido está cortado y adaptado a la perfección. Y en cuanto al número de pruebas necesarias, difiere un poco de un diseñador a otros, pero digamos que suele estar en torno a 4 o 6 pruebas.

Fotografía: JLu Zambonino - Encarnación Campanario Fotografía

Después de varios meses de pruebas y meticulosa atención al detalle, una novia caminará hacia el altar con su vestido de novia totalmente personalizado. Y para complementar el que, sin duda, será el mejor día de su vida, vestirá su dedo con una alianza que selle esa unión para siempre.