Todas las parejas llegan a un punto donde se preguntan si hay que dar un paso más allá o no. Lo normal es que si hay amor verdadero, los dos queráis compartir vuestra vida de un modo más íntimo y con un mayor compromiso. Por eso, hay que estar muy seguro sobre cómo y cuándo se debe pedir la mano a tu chica, para acertar y dejarla con la boca abierta. Las sorpresas suelen funcionar, pero no se debe perder el romanticismo ni la magia, ya que son los pilares básicos para que una relación perdure en el tiempo.

Ahora sí: voy a pedir la mano a mi novia

Cuando te hayas decidido por este momento, habrá que planear y preparar un día, lugar y momento adecuado para que todo salga a la perfección. Piensa en un día que los dos tengáis libre, sin trabajo o quehaceres que puedan produciros estrés.

Una cena romántica en casa es una buena opción, siempre y cuando seas original y prepares una mesa especial con comida casera hecha con amor y unas velas para ambientar. La magia tiene que inundar el ambiente, así que cualquier detalle romántico será buena idea.

Si tenéis planeada una escapada o un fin de semana romántico, qué mejor momento que durante vuestro viaje para pedirle la mano a tu chica. Lo ideal es un viaje a alguna capital europea como París o Roma, ya que su ambiente encantador y bohemio son perfectos para este tipo de ocasiones.

Si quieres ser algo más original, por qué no pedírselo a través de una carta o un mensaje especial de tu puño y letra. Seguro que consigues sorprenderla y guardará con mucho cariño ese recuerdo tan especial de vuestra pedida de mano. Tampoco hace falta que se lo pidas por Whatsapp, pero escribiendo las palabras adecuadas sobre un papel, seguro que transmites lo mismo o mucho más que en otro tipo de ocasiones.

Tipos de joyas ideales para pedidas de mano

Los anillos de compromiso son las joyas por excelencia para este tipo de ocasiones, pero en realidad se puede regalar desde un brazalete hasta unos pendientes especiales y emotivos. Si eres de los más clásicos, los anillos de compromiso de oro blanco y diamantes son las piezas que están más de moda. Un solitario también es una buena opción, pero siempre tiene que representar la elegancia y el romanticismo, no ser nada cargante y exagerado.

Para pedir la mano, hay que buscar momentos románticos y sentir el romanticismo por todas tus venas. Solo así conseguirás sacar y exprimir al máximo ese momento tan mágico e inolvidable para toda la vida, que seguro ninguno de los dos va a olvidar. Que viva el amor.

Y no olvides, las joyas, ¡de Cristina Wish, por supuesto!