Tu boda será, sin duda, algo especial e inolvidable. Has dedicado mucho esfuerzo y pasión cuidando hasta el mínimo detalle para que ese día permanezca por siempre en tu memoria. Localización, restaurante, lista de invitados, trajes, alianzas, regalos… ¡Tranquilidad, seguro que lo llevas todo bien atado! Pero eso sí, no está de más dar un último repaso a la fotografía, así que aquí van algunas claves para conseguir un reportaje de boda ideal.

Preboda

A tu familia no les hables de preboda porque les sonará a chino, pero si eres adicta a las tendencias sabes que hoy en día todo gran enlace va precedido de otra no menos fascinante preboda. Lo de estirar al máximo la fiesta es norma indiscutible en la actualidad. Por eso, no te puedes quedar sin tu preboda particular, ni mucho menos sin un reportaje de fotos que te recuerde los momentos y días previos a contraer matrimonio. Para esta primera sesión, olvídate de recogidos, maquillajes excesivos y vestuario sobrecargado. En los fotoreportajes previos a la boda lo que se lleva es la naturalidad y sencillez. Las imágenes deben mostrar la intensidad de vuestro amor, la complicidad y los juegos de pareja. Por eso, escapaos a una playa o al campo y sacad vuestro lado más animado. No se trata de posar, sino de disfrutar juntos y que cada foto lo demuestre. Eso sí, tu anillo de compromiso no puede faltar en el reportaje. ¡Lúcelo como nunca!

Boda

Al fin, llegó el día. Tú y tu pareja sobre el altar acompañados por vuestros seres queridos. Un momento único que se merece foto y, por supuesto, vídeo. Aunque antes lo habitual era que estas fotos se sacaran posteriormente al enlace, como ahora lo que se lleva es la preboda y la postboda, no está de más que durante el día clave cuentes con un fotógrafo profesional y, cómo no, un cámara. Ese día, la emoción te habrá arrancado unas lágrimas, por lo que el fotógrafo tendrá que recurrir al Photoshop en la postproducción. Así que un vídeo que muestre toda la intensidad real de lo vivido no puede faltar. Lo cierto es que ahora se ruedan auténticas joyas que parecen sacadas del mismísimo Hollywood. Basta con combinar distintos planos y secuencias, acompañados por unos buenos travelling de cámara y vuestra canción de amor favorita. ¡El resultado será genial!

Postboda

Pasados los nervios del día de la boda y una vez saboreada la luna de miel, es hora de reflejar sobre la cámara vuestro recién estrenado matrimonio y consolidado amor. Relajados y con un moreno envidiable, podéis pasear por vuestra ciudad o rincón favorito. Una escapada a un destino clave para los dos también suele ser una elección acertada para los reportajes postboda. Si habéis estrenado hogar, qué mejor momento que este para posar en vuestro nuevo salón o habitación. Nuevamente, la naturalidad impera en estos reportajes. Tenéis que ser vosotros mismos en todo momento y que así lo capten las imágenes. Ya sois marido y mujer, irradiáis felicidad y eso se debe mostrar en estas fotografías únicas que guardaréis con mucho cariño durante toda vuestra vida juntos.