Si os estáis planteando casaros, seguramente tendréis claro si os gustan más las bodas en el mar o las bodas en la montaña, ya que lo cierto es que ambas son muy diferentes y existen lugares para todos los gustos. Las parejas suelen elegir aquellos lugares en los que han vivido momentos especiales o que tienen un significado diferente para ellos.

Diferencias entre bodas en el mar y bodas en la montaña

El lugar en el que vayáis a celebrar la boda marcará el inicio de la decoración y de todos los detalles que se quieran realizar.

  • El primer detalle que no pasa desapercibido y que todos están esperando es el vestido de la novia. Si la boda es cerca del mar, el vestido será más vaporoso, se pueden incluir telas como el tul o el encaje, algo muy próximo a la conocida como moda ibicenca. Es el caso de la boda de la famosa bloguera Dulceida con su mujer Alba. El primer vestido que lució Aída llevaba muchas capas de tul y un sencillo cuerpo palabra de honor. Una boda en la montaña se presta a tendencias distintas, con telas más rústicas y sencillas.
  • La decoración es la clave. Si la boda es en la montaña se puede optar por añadir mucho verde y flores silvestres, mientras que en la playa las flores deben estar mucho más cuidadas y deben ser resistentes a la brisa marina, ya que con facilidad pueden estropearse.
  • El lugar en el que los invitados se sentarán durante la ceremonia también es determinante, ya que se debe buscar su comodidad. En la playa se pueden poner sillas plegables o sillas Tiffany y en la montaña optar por balas de paja cubiertas de telas que queden mucho más mimetizadas con el ambiente.
  • En muchas ocasiones, los novios piden a los invitados que vayan vestidos de una forma determinada. Al tratarse de dos espacios en los que el acceso puede ser complicado, se les puede avisar que vayan cómodos. En caso de celebrarse en la playa, pueden ir descalzos o con sandalias, además de vestir completamente de blanco en el caso de que se busque esa estética ibicenca. Si la boda se celebra en la montaña y el clima puede ser más bien frío, una buena propuesta es que los invitados lleven botas bajo sus trajes, ya que les permitirá acceder al espacio de la boda con facilidad y estarán más cómodos durante el baile.

Tanto si sois más de bodas en el mar como si preferís las bodas en la montaña, se trata de vuestro gran día y por ello debéis prestar atención a todos los detalles para que quede tal y como siempre habéis soñado.

Para ayudarte con las joyas del compromiso o tu alianzas de boda, no lo dudes, confía en Cristina Wish.