Los anillos de compromiso son una tradición que perdura desde hace mucho tiempo, pese que a que su uso y significado ha ido variando a lo largo de los años. La tradición, conocida como la pedida de mano, consta en que el novio le da un anillo a la novia, lo cual representa el compromiso de casarse. Esta sortija, por lo general de diamante, irá colocada en la mano izquierda, concretamente en el dedo anular. Hoy en día, la tradición persiste, y seguimos viendo anillos de compromiso entre los jóvenes. Pero ,¿ha sido siempre igual este ritual?

En este artículo de Cristina Wish os contaremos cómo ha evolucionado el concepto de anillo de compromiso a lo largo de la historia.

El pasado de los anillos de compromiso

Antiguo Egipto

Como hemos mencionado antes, la tradición se remonta al antiguo Egipto. Fue entonces cuando se comenzó a generar el concepto de los anillos de compromiso y/o alianzas. Para esta civilización, las formas circulares hacían referencia a la eternidad, ya que un circulo no tiene ni principio ni fin. Respecto al material se utilizaban metales, de esta forma, dando al anillo el significado de fuerza y perdurabilidad.

Una vez casados, las parejas se intercambiaban los anillos, colocándolos en el dedo anular de la mano izquierda. Justo por ahí, pasa una vena que conecta directamente con al corazón. Esta vena se llamaría "vena amoris" años después.

 

Imperio Romano

Remontándonos al siglo II a.c., el anillo de compromiso cambia su uso y significado: el novio colocaba un anillo de oro a la novia durante la boda (el cual sería sustituido por uno de hierro después de la ceremonia), significando que esta era ahora de su propiedad.

Introducción de diamantes en los anillos de compromiso

En el año 1477, se dio el primer caso de un anillo de compromiso con diamantes. Fue en la pedida de mano de el Archiduque Maximiliano de Austria, el cual pidió matrimonio a María de Borgoña. Los diamantes que conformaban el anillo tenían formas planas y delgadas. El hecho de añadir diamantes al anillo, refuerzan su significado de unión eterna e irrompible, ya que los diamantes se caracterizan por su dureza.

A partir de ese momento, se puso de moda adornar los anillos de pedida de mano con diferentes joyas en la nobleza europea, pero no los diamantes. Estos, se empezaron a utilizar en los anillos de forma más habitual una vez se descubrieron diamantes en África del Sur, en la colonia del Cabo.

En los años 40, tras un eslogan lanzado por la famosa agencia de publicidad NW Ayer & Son "un diamante es para siempre", los anillos de compromiso con diamantes pasaron a ser una de las ventas principales del momento, hasta el día de hoy.

La tradición hoy en día

Hoy en día, la tradición se mantiene, tanto la del anillo de compromiso y la pedida de mano, como la de las alianzas de boda. En ambos casos, se representa la relación infinita y duradera que se ha consolidado en la pareja.

Centrándonos en el anillo de compromiso, según la tradición como tal, es el chico el que pide la mano a la chica y esta es la que lleva el anillo. No obstante, actualmente en algunos países son ambas partes de la pareja los que llevan la sortija, como por ejemplo en Alemania, Finlandia o Suecia.

 En Cristina Wish apostamos por que esta tradición tan bonita y mágica perdure. Si estás buscando anillos de compromiso, pásate por nuestra tienda online, ¡encontrarás el anillo perfecto para la pedida de mano soñada!