¿Cuántas veces habéis imaginado vuestra boda? Tantos y tantos momentos. La llegada de la novia, la ceremonia, el intercambio de alianzas, las fotos y, por supuesto, las escenas de mesa y mantel junto a vuestros seres más queridos. Nada puede fallar. Los comensales han de sentirse a gusto y quedar satisfechos. Encantados. Para ello tendréis que acertar con el restaurante y, tan importante o más, con la selección culinaria que hagáis para los invitados. ¡Manos a la obra! Aquí os dejamos nuestros consejos para elegir menú de boda. Todo va a salir a pedir de boca.

1. El presupuesto

Tenedlo en cuenta, pero tranquilos, no ha de ser determinante. Los platos escogidos podrán más o menos caros y la cocina de mayor o menor calidad, pero la oferta es hoy en día bastante amplia, con opciones muy dignas para todos los bolsillos.

2. El número de invitados

El catering o el restaurante que se encargue de dar el menú tendrá que estar igualmente preparado para ofrecer un servicio íntimo que uno multitudinario. Ojo, no es lo mismo cocinar para 25 personas que para 500.

3. Comida o cena

La hora importa. No es igual comer y cenar. Lo normal es que los menús de boda de mediodía sean más abundantes, mientras que a la noche se opta por variantes más ligeras.

4. El estilo de la boda

Lo coherente es que el menú vaya en la misma línea que el estilo de la boda. Más tradicional, más moderno o vanguardista o incluso temático.

5. La flexibilidad

Los restaurantes suelen tener unos menús ya preparados para bodas, pero es normal también que admitan algunos cambios. Os aconsejamos que quitéis y pongáis según vuestro deseo para una mayor personalización.

6. La prueba del menú

La prueba del menú que hagáis será determinante. Será el momento de que analicéis con detalle, que os dejéis llevar por vuestras sensaciones y puláis en consecuencia.

7. Los consejos profesionales

Fiaos de los profesionales. Dadles todos los detalles que creáis oportunos sobre vuestra boda y ellos sabrán aconsejaros en consecuencia. En esto, como en casi todo, la experiencia es también un grado.

8. El cóctel de bienvenida

Sí o no y de qué manera. Toca otra vez elegir. El cóctel inicial es un buen recurso para amenizar la espera de los invitados mientras vosotros llegáis tras las fotos, pero es opcional.

9. Variedad

En la variedad está el gusto y repetir alimentos puede a llegar a ser cansino.

10. Los gustos de los comensales

Si ya conoces los gustos de tus comensales y estos son más o menos homogéneos lo tendrás mucho más fácil. No suele ser así, pero ten en cuenta las preferencias de los invitados a la hora de elegir.

11. Productos de temporada

Los productos de temporada son siempre una apuesta segura. Garantizan una materia prima fresca, fiable, y normalmente a un precio ajustado.

12. Platos típicos

Os aconsejamos también que incluyáis en el menú al menos un plato típico de la zona donde celebréis la boda o del lugar de procedencia de los novios. Patrimonio gastronómico y sabores reconocibles.

13. Religión y restricciones alimenticias

Ten en cuenta las creencias religiosas de tus invitados: los musulmanes no comen carne de cerdo ni beben alcohol, los judíos omiten el marisco en su alimentación… De igual forma, vigila las restricciones alimenticias que existan por razones de salud o preferencias: celiacos, diabéticos, vegetarianos…

14. El vino y otros detalles

La elección de unos buenos caldos puede convertir un menú digno en uno de categoría. Cuida este detalle y otros que se te ocurran para agradar al personal.

MENÚ DE BODA TIPO

- Crema (fría o caliente) / Ensalada
- Pescado
- Carne
- Postre (tarta nupcial o repostería fina)
- Vinos (tintos, rosados, blancos) y champán o cava